Un nuevo Capitan, una nueva vida

publicado en: Devocionales | 0

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. Gálatas 2.20
El pastor Donald Grey Barnhouse cuenta que “durante un viaje en alta mar, el capitán de un barco se volvió loco. Y como todavía estaban a medio camino, los marineros decidieron poner al siguiente oficial al mando en control de todo el barco, haciéndolo así su nuevo capitán. Por su puesto, el antiguo capitán ya no tenían autoridad ni poder, sin embargo algunos miembros de la tripulación todavía se sentían obligados a obedecer cuando este les gritaba o les daba órdenes desde su celda. Por su puesto, poco a poco, y con el tiempo, la tribulación fue recordando más y más que había un nuevo capitán al mando, y que en vez de responder al antiguo capitán, tenían que aprender a obedecer y responder al nuevo”. Pablo nos recuerda este día que ya no nos debemos a nosotros mismos, ni al diablo, ni al mundo, ni a nadie, sino a Dios. De hecho, Pablo dice específicamente que desde que puse mi fe en el Señor Jesús “ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí, y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios”. Es decir, él gobierna mi vida, y él es quien guía mi barco. Nuestra antigua naturaleza o viejo hombre seguirá gritando y dando órdenes, pero ya ha sido despojado de toda su autoridad. Desde que pusimos nuestra fe en el Señor Jesús, hemos cambiado de capitán. El viejo capitán ha sido crucificado, acabando así con su tiranía y su autoridad en nuestras vidas, él puede gritar lo que quiere y claro, podemos seguirle obedeciendo si es que queremos, pero ya no tenemos que hacerlo. Este nuevo año, es el momento perfecto para recordar que ya tenemos un nuevo capitán, y que el rumbo de nuestras vidas ha cambiado completamente gracias a que hemos puesto nuestra fe en el Señor Jesús.

Dejar una opinión